Norman Foster Healthy Cities

Nuestra expeciencia con Norman Foster en Healthy Cities

Hace unas semanas tuvimos el privilegio de asistir en Madrid a “Public Debates” organizados por la Norman Foster Fundation dentro del marco de las “Healthy Cities by Sanitas”, que reunió a expertos internacionales en el ámbito de la arquitectura saludable, en la manera en que los edificios cuidan de la salud y del bienestar de las personas que los habitan y utilizan en su día a día.

El invitado estrella fue el célebre arquitecto Norman Foster, toda una eminencia de nuestra disciplina que ha hecho de la arquitectura sostenible y saludable su bandera. Y cuya labor didáctica sobre esta nueva visión de la arquitectura coincidió con el momento que también desde nuestro estudio estábamos formando intensamente acerca de sus beneficios.

En una entrevista que guardamos con devoción desde hace años, Norman Foster sostuvo que la década actual sería la década de los edificios saludables, tras una década protagonizada por los aeropuertos y una más, anterior a aquella, en la que el foco se puso en los museos.

Para CU4 Arquitectura, sus declaraciones nos confirmaron entonces que avanzábamos por el camino correcto y que los edificios tenían la obligación de ser saludables. La filosofía WELL nos permitió, incluso, reconciliarnos con nuestra profesión, conectándonos aún más con todo lo que podemos aportar a las personas desde el punto de vista social y saludable, tras unos años en que la especulación financiera había sido la tónica habitual.

Lo que aprendimos de Norman Foster en Healthy Cities: No olvidemos la salud de las ciudades

Cerrando el círculo de la inspiración, en el reciente evento en Madrid, Foster volvió a ampliar nuestros horizontes, poniendo el foco aún más allá: los arquitectos no debemos olvidar la salud de las ciudades.

De esa manera, nos alentó a pensar en las ciudades como ejes vertebradores de la vida social, no como grandes contenedores de edificios autosuficientes, que ofrecen todos los servicios en su interior. Foster nos explicó que los edificios no deben eliminar la necesidad de las personas de salir a la calle. Al revés han de promover acudir al gimnasio local y al bar de la esquina, pasear por parque o de hacer la compra en la tienda del barrio.

Así, Norman Foster ha reorientado el foco hacia el bien común de la comunidad urbana. Un visión que nos ha hecho reflexionar y que tendremos en cuenta en nuestros próximos proyectos.

María Neira, una gran fuente de inspiración en healthy cities

Dentro del marco de las “Healthy Cities by Sanitas”, tuvimos el placer también de escuchar a  María Neira, médico y directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

maria neira directora oms healthy cities

En su brillante intervención, aludió a la nueva relación que debe establecerse entre medicina y arquitectura, de manera que los edificios sean concebidos, diseñados y construidos para cuidar de la salud de las personas. De esa forma, a su juicio, se reduciría la presencia e intensidad de muchas las enfermedades, llegando incluso a salvar vidas.

Maria, nos compartió ideas sobre la vinculación entre las zonas verdes y la salud mental, un tema que nos apasiona y sobre el que hace un tiempo escribimos este post, hablando sobre el libro de la médico psiquiatra Sue Stuart Smith “La mente bien ajardinada” .

Desde CU4 Arquitectura, hemos defendido desde nuestros inicios que las condiciones físicas de los edificios son esenciales el para bienestar físico y anímico de las personas. Y nuestro trabajo relacionado con la certificación WELL da buena cuenta de ello.

¿Te ha gustado? Compártelo en redes

Facebook
Twitter
LinkedIn